Cirugía de reubicación del frenillo

Cirugía de reubicación del frenillo

Frenillo corto de la lengua

La norma sugiere que la parte superior del frenillo se sitúe a nivel del tercio medio de la lengua (1-1,5 cm por debajo de la punta de la lengua) y la parte inferior en la base del proceso alveolar. Cuanto más cerca esté la parte superior del frenillo de la punta de la lengua, más corto será. Lo mismo puede decirse si la parte inferior del frenillo está cerca de la punta del proceso alveolar.

A qué conduce un frenillo corto de la lengua:

  • Deterioro de la función de succión del lactante durante el periodo neonatal;
  • Falta de desarrollo completo de las habilidades del habla;
  • desarrollo de la enfermedad periodontal de los incisivos centrales inferiores;
  • Formación de una mordida distal: el maxilar inferior ocupa una posición posterior en relación con la dentición superior;
  • Formación de una mordida mesial: el maxilar inferior está adelantado respecto a la dentición superior;
  • Mordida abierta: no hay oclusión de los dientes anteriores o laterales.

Frenillo corto del labio superior

Normalmente, el frenillo del labio superior debe tener el aspecto de un fino pliegue triangular de mucosa. En la práctica, nos encontramos con varios tipos de frenillo malformado del labio superior: corto, macizo, ancho y situado en el espacio interdental (entre los dos incisivos centrales superiores).

Todas estas anomalías anatómicas provocan una mala estética y las siguientes consecuencias negativas:

  • Restricción de la actividad del labio superior;
  • Deterioro de la dicción;
  • el desarrollo de las anomalías dentoalveolares;
  • Aflojamiento y dolor de las encías en la zona de los incisivos centrales superiores;
  • Desnudamiento de los cuellos de los incisivos centrales superiores;
  • Formación de un diastema, es decir, un hueco entre los incisivos centrales del maxilar superior.

Problemas con el frenillo del labio inferior

El frenillo del labio inferior está situado desde la mitad del proceso alveolar hasta el labio inferior. En los defectos anatómicos, está engrosada, acortada y unida a la base de los incisivos inferiores. Además, no es infrecuente que nuestros odontopediatras observen una ausencia total del frenillo del labio inferior. En otros casos, por el contrario, aparece como un frenillo doble o triple.

Las anomalías en el desarrollo del frenillo del labio inferior provocan diversas anomalías:

  • El desarrollo de una maloclusión;
  • lesiones de los incisivos centrales inferiores;
  • Formación de huecos entre los dientes frontales inferiores;
  • Encías sangrantes.

Tratamiento

Realizamos la corrección del frenillo lingual y labial mediante cirugía. Las anomalías frenéticas graves de la lengua (situaciones en las que el bebé no se amamanta bien) se corrigen en la infancia: desde el nacimiento hasta los 7 días. En estos casos, se lleva a cabo un procedimiento de corrección frenética e indolora sin anestesia y sin suturas.

La cirugía del frenillo del labio superior se realiza por razones ortodónticas y estéticas, y sólo es apropiada después de la erupción de los incisivos laterales permanentes del maxilar superior, es decir, después de que el niño tenga 7-8 años.

En nuestro Centro de Odontología todas las correcciones plásticas se realizan con anestesia de alta calidad, lo que permite que el niño no experimente ninguna molestia. En función de la estructura de los tejidos blandos, la cirugía plástica del frenillo se realiza disecando, extirpando y reubicando el lugar de fijación del frenillo. Los procedimientos se realizan con instrumentos mínimamente invasivos, lo que permite una cirugía sin sangre. Tras la operación, el cirujano pediátrico cose el frenillo con suturas finas y limpias utilizando materiales autoabsorbibles. El periodo de recuperación está supervisado por especialistas y suele durar sólo unos días.

Rehabilitación

Tras la corrección del frenillo de los labios y la lengua, hay que seguir todas las instrucciones del médico. Hay que tener en cuenta que cada caso es diferente y requiere un enfoque distinto. Dependiendo de la situación durante el periodo de rehabilitación, puede ser necesario:

  • Miogimnasia: ejercicios con los que se desarrollan los principales músculos de la boca;
  • Sesiones de logopedia;
  • tratamiento de ortodoncia con aparatos funcionales extraíbles;
  • Eliminación del diastema (hueco entre los incisivos anteriores) con aparato de ortodoncia removible con bisagra.

Los cirujanos infantiles del Centro Dental Materno-Infantil Kuntsevo realizan cirugías plásticas rápidas y de alta calidad en el frenillo de la lengua y en el labio superior e inferior. Además de los cirujanos, en el proceso de tratamiento participan ortodoncistas y lopogedistas, que permiten no sólo corregir la posición de los tejidos blandos, sino también hacer frente a sus consecuencias: corregir la mordida, trabajar con la dicción. Este enfoque interdisciplinar es muy importante durante la formación de la mordida (a los 7-8 años de edad). Tras el periodo de recuperación, nuestros pacientes empiezan a ponerse al día rápidamente: su capacidad de hablar mejora, sonríen correctamente y disfrutan masticando.

Deja un comentario