Como bajarle el prepucio a un bebe

Cómo bajarle el prepucio a un bebé

El prepucio es una piel que cubre la abertura del pene de los bebés cuando nacen. Muchas veces es recomendable bajarle el prepucio con fines médicos, sobre todo si es muy estrecho y se estira con dificultad. Es por ello que se recomienda a los padres de familia y al equipo médico realizar esta operación. A continuación veremos los pasos a seguir para bajarle el prepucio a un bebé.

Instrucciones

Antes de empezar

  • Lavarse muy bien las manos con agua y jabón.
  • Colocar al bebé sobre una superficie firme y limpia.
  • Asegurarse de que eres tu quien realizará la operación, o personal médico certificado.
  • Obtener una solución antiseptica para limpiar la zona a tratar.

Paso 1: Limpiar la zona a tratar con la solución antiseptica escogida.

Paso 2: Sujetar suavemente el glande con tus dedos, suavemente. Ayuda con dos dedos, para mantener la zona estable.

Paso 3: Utiliza tus dedos índices en los lados de la piel para retomar el prepucio. Notarás como esta se desliza hacia abajo.

Paso 4: Haz esto con suavidad, ya que el bebé no debe sentir dolor alguno durante el proceso.

Paso 5: Debes evitar anudar el prepucio, ya que esto causaría una fimosis, una enfermedad en los bebés que causa dolor y dificultad para orinar.

Consejos adicionales

  • Usa una loción para bebé que tenga un pH neutro, para lubricar la zona a tratar.
  • Sé muy gentil con el bebé y trátalo con amor y cariño.
  • Asegúrate de informarte muy bien acerca de esta operación e informa al equipo médico cada vez que lleves al bebé al médico.

¿Cuándo hay que empezar a bajar el prepucio?

El prepucio del bebé al nacer está conectado con la cabeza del pene (glande) por medio de una capa de células. Con el tiempo, el prepucio se va separando de la cabeza del pene. Este es un proceso natural que ocurre en el transcurso de 5 a 10 años. Se recomienda no forzar el retracción (bajada) del prepucio para evitar posibles lesiones en el área y que el proceso se lleve a cabo de manera natural.

¿Qué pasa si no le bajó el prepucio a mi bebé?

Temen que, por no actuar de forma adecuada, el niño acabe sufriendo fimosis, que se produce cuando la piel del prepucio no puede bajar y dejar al descubierto el glande, lo que puede causar dolor, infecciones de orina repetidas y, en el futuro si no se corrige, dificultad en las relaciones sexuales. Por lo tanto, es recomendable acudir a un pediatra si el prepucio de su bebé no se baja para comenzar el tratamiento adecuado.

Cómo bajarle el prepucio a un bebé

Los bebés nacen con un prepucio que cubre el glande, pero a medida que crece es necesario cuidar su salud en su zona genital mediante la circuncisión. A continuación te explicamos los cuatro pasos principales para bajarle el prepucio a un bebe:

1. Prepara el ambiente

Prepara el ambiente tranquilamente antes de empezar. Asegúrate de que la temperatura del cuarto sea agradable, que haya una luz suave y adecuadas condiciones de higiene. Si es posible, intenta que haya alguien cerca para ayudarte si tú mismo no puedes. También asegúrate de que estén a mano todos los materiales que necesitas para el proceso, como la gasa, los algodones, la esponja de lanolina, un tóbaco, vaselina y tijeras.

2. Limpia su zona genital

Primero, limpia la zona genital del bebé con un algodón empapado de aceite de bebé o, si es necesario, con una solución adecuada para limpiar los genitales. Después de esto, aplica esponja de lanolina para lubricar la zona y mejorar su apariencia.

3. Baja el prepucio

Pon al bebé cómodamente y suavemente en tus brazos. Usa un tóbaco para sostener el prepucio. Usa tus dedos índice y pulgar para separar el prepucio de la parte inferior del glande. Después, retira el tóbaco de la zona. Si hay exceso de prepucio, aplica una pequeña cantidad de vaselina para suavizar la zona. Usa unas tijeras pequeñas para recortar el exceso de piel. Ten cuidado de no cortar la piel que se extiende hacia el glande.

4. Finaliza con una limpieza

Una vez terminado el proceso, asegúrate de limpiar todo el área con un algodón empapado con aceite de bebé. Después, frótale suavemente con una gasa limpia para terminar. A continuación, vuelve a aplicar esponja de lanolina para proteger la zona.

Siguiendo estos pasos, podrás bajarle el prepucio a tu bebé con seguridad y seguridad, sin riesgo para su salud.

Deja un comentario